Trucos probados científicamente para estudiar mejor (Parte 1)

Trucos para estudiar mejor

 

Para evitar que tengas unas calificaciones catastróficas, probablemente fruto de no haber estudiado lo suficiente, o de no haber podido concentrarte de la forma adecuada, existen algunas rutinas que te pueden ayudar a mejorar esos resultados.

 

Te estamos hablando de hábitos que se han probado de forma científica en muchos estudios, y los voluntarios que se han prestado a ellos han conseguido obtener las más altas calificaciones.

 

Aquí te dejamos estas 16 de 32 maneras de estudiar que puedes poner en práctica si quieres estudiar mejor, más rápido y sacar mejores notas en tus exámenes (espera la próxima semana la segunda parte):

 

1) Explica lo que estás estudiando a alguien

Necesitarás un conejillo de indias para que te escuche. Puede ser alguno de tus padres, tu hermano/a o un amigo. Explícale lo que acabas de estudiar. Pero no te conformes con eso: ha de ser una explicación que despierte curiosidad en el otro.

 

2) Proporciónale a tu cerebro el tiempo que necesita para procesar la información

La primera vez que aprendas algo nuevo, ya sea estudiándolo de un libro, o en una conferencia, debes de revisar el mismo material a las 24 horas. Así conseguirás evitar que se te olvide hasta un 80% de la información.

Si al cabo de una semana volvemos a revisar nuestros apuntes, en tan solo 5 minutos retendremos el 100% de la información.

 

3) Busca una aplicación real a lo que estás estudiando

Estudiar bien consiste en extrapolar lo que estás estudiando a tu vida diaria, búscale una utilidad práctica. Habrá materias que te resulten más fáciles llevarlas a la realidad y otras más abstractas. Dale vueltas a tu imaginación. El mero hecho de buscarle una utilidad práctica hará que el conocimiento se fije mucho más en tu memoria.

 

4) Tiempo de estudio

Los expertos aseguran que la mejor forma de estudiar es hacerlo de forma diaria, en una rutina continua.

¿Pero y si no tenemos el tiempo suficiente para hacerlo todos los días? Un grupo de psicólogos de San Diego realizaron un estudio concluyendo que dejar el aprendizaje para los últimos días es un error.

La idea es sacar un poco de tiempo cada día, no demasiado.

Si, por ejemplo, tenemos el examen en una semana, empieza a estudiar, como mínimo, cuando queden 5 días.

 

5) Utiliza Internet

El mejor uso que le puedes dar a Internet es para buscar información acerca de lo que estás estudiando. Intenta que la información sea audiovisual para que tu cerebro la asimile más fácilmente. Busca vídeos en Youtube acerca de lo que te interesa aprender o directamente crea uno…. pero ten cuidado, ¡no te distraigas!

 

6) Aprende con tus propias palabras

Un profesor de psicología de la Universidad de Washington reveló un curioso estudio en el que se comprobaba que se aprende mucho más comprendiendo lo que se estudia, que aprendiéndose los conceptos de memoria.

Es por ello por lo que se recomienda leer la lección, cerrar el libro y recitar lo que podamos recordar, pero siempre tal y como lo hemos comprendido.

 

7) Guárdate una recompensa para cuando acabes tu tiempo de estudio

Este truco es crucial y hará que te cueste menos empezar a estudiar y que quieras hacerlo de manera más efectiva pues sabes que después de ese tiempo vas a disfrutar con el regalo que te has reservado. Para poder estudiar bien es necesario tener una motivación.

Esta recompensa que te regalarás a ti mismo cuando acabes tu jornada de estudio puede ayudarte a dejar la pereza a un lado.

 

8) Aprendizaje de texto escrito

A pesar de que las Tablets y los eReaders se han impuesto en el mercado, lo cierto es que no se consideran adecuados para estudiar. Según los expertos, con el iPad tardamos en leer hasta un 6,2% más la lección que en un libro impreso (con un Kindle tardamos hasta 10,7 % veces más).

Además, según un estudio realizado por un profesor de psicología de la Universidad de Leicester de Inglaterra, los estudiantes deben de leer muchas más veces la lección en un dispositivo electrónico, que en un libro.

 

9) Optimiza tu tiempo

Olvídate de viejas pautas de aprendizaje que te enseñan a cómo exprimir tu tiempo, y piensa únicamente en lo que te hace falta.

Prioriza, determina que partes son las más importantes y ya te aseguramos que todo te irá mejor. Empieza siempre por lo más difícil.

 

10) Utilizar el sistema de Leither

Este sistema consiste en hacer tarjetas donde formularemos preguntas sobre el tema a estudiar. El estudiante tendrá que contestarlas y las que responda incorrectamente se clasificarán en un montón diferente.

De esta forma, tan solo tendrá que revisar este montón más adelante para aprender de sus errores.

 

11) Motívate antes de empezar

Reserva 5 minutos antes de ponerte a estudiar para motivarte. Empieza a pensar en lo que vas a estudiar, en cómo vas a estructurar tu aprendizaje, concéntrate en ello, inspira y respira.

Concentrarse antes de estudiar es muy importante y estos 5 minutos antes del estudio te van a ayudar. Cierra los ojos y visualiza el 10 que vas a sacar en el examen, lo satisfecho que te vas a mostrar y los elogios que vas a recibir.

 

12) Cuidado con el sobre-aprendizaje

Investigadores de la Universidad de California de San Diego, en combinación con la Universidad de Florida del Sur, encontraron algo increíble y es que una persona que estudia demasiado, sin respetar los descansos, dificultará el aprendizaje.

Es bueno desconectar, alejar la mente del tema a estudiar, y veremos cómo los conocimientos se consolidan por si solos.

 

13) Discrimina la información importante

Toda información se resume en una gran idea. ESA IDEA es la que te tiene que quedar claro. A raíz de esa idea viene todo lo demás, su desarrollo y profundización.

 

14) Escuchar música

Existen algunos estudios, como el que llevaron a cabo un grupo de Investigadores de la Escuela de Medicina de Stanford, que determinó que escuchar un determinado tipo de música (sobre todo clásica), ayuda a ejercitar ciertas partes del cerebro que mejoran nuestra atención.

Además, también puede mejorar nuestro estado de ánimo e, incluso, mejorar nuestros hábitos a la hora de consolidar conocimientos.

 

15) Aprovecha las horas en las que eres más productivo mentalmente

Unos estudian mejor a la mañana, otros después de comer, otros a la noche… Lo que sí te recomiendo es que duermas las horas necesarias para que tu mente funcione mejor (esto es imprescindible).

Estar toda la noche entera estudiando no es bueno para estudiar. Una investigación de la Universidad de Notre Dame llevó a cabo un estudio en el que participaron dos grupos de estudiantes; uno de ellos estudiaba a las 9 a.m. mientras que el otro lo hacía a las 9 p.m.

Durmiendo la misma cantidad de horas, los que estudiaban por la mañana tenían rendimiento mucho mayor.

La concentración en el estudio es la clave que puede marcar la diferencia entre el éxito o el fracaso.

 

16) Aprende a relajarte

El estrés no es nada bueno para nuestra mente. Es importante descansar un par de horas cada cierto tiempo de estudio, y realizar algo de ejercicio. Si reducimos nuestro nivel de estrés, memorizaremos mucho mejor.

 

Espera la próxima semana la segunda parte de este listado.

 

Fuente: recursosdeautoayuda.com

¡Comparte!

 

Comparte en Facebook Comparte en Twitter Comparte en G+