Cómo aplicar la inteligencia emocional en el aula

 

 

Algunas estrategias para estimular el desarrollo de la Inteligencia Emocional en los estudiantes.

 

La enseñanza de la inteligencia emocional en el aula cada vez tiene más cabida en la formación de los estudiantes en todas las escuelas del mundo. Se ha venido presentando un interés en formar competencias y habilidades blandas, más allá de la enseñanza clásica de las competencias de orden cognitivo. 

 

¿Como aplicar la inteligencia emocional en el aula?

 

A continuación compartimos una serie de propuestas y objetivos para aplicar la inteligencia emocional en el aula:

 

  1. Dejar que los estudiantes expresen sus sentimientos y emociones y, como adulto, escuchar y expresar las propias. El autoconocimiento y la autoconciencia, capacidad de saber qué está pasando en nuestro cuerpo y qué estamos sintiendo, son dos de los pilares fundamentales para desarrollar la Inteligencia Emocional. Se debe estimular la afectividad a través de la expresión regulada del sentimiento positivo y, más difícil aún, de las emociones negativas.

 

  1. Mostrar que la persona con la que está tratando es importante. A veces las cosas más sencillas de hacer son las que mayor impacto causan en los demás: dar un abrazo, dedicar unos minutos sin mostrar que se está apurado para irse, escuchar con atención y comprensión.

 

  1. Enseñar que en la vida no siempre se puede tener lo que queremos. A veces es posible, aunque es probable que cueste mucho esfuerzo y trabajo. Enseñarle a los niños a esperar hasta que llegue el momento de tener lo que se quiere y, que mientras tanto, tenemos que seguir viviendo. Otros pilares de la Inteligencia emocional son el autocontrol y el autodominio: regular la manifestación de una emoción y modificar un estado de ánimo.

 

  1. Enseñar que cuando se tiene un problema, lo primero que hay que hacer es reflexionar y luego actuar de una forma pacífica, sin lastimar a otras personas para solucionar el problema. Enseñarle al estudiante cómo afrontar emociones negativas como la ira, el enojo, la rabia, etc. Está bien expresar que uno está enojado, siempre y cuando se haga de una manera saludable y sin herirse ni hiriendo a otra persona.

 

  1. La capacidad de automotivarse y de motivar a los demás. Tener la habilidad de despertar en uno mismo y en otras personas la estimulación para llevar a cabo acciones o tareas está íntimamente ligada al optimismo y autoestima. Un estudiante que recibe reconocimiento raramente será agresivo o pesimista.

 

  1. Cuando se reconocen las actitudes y acciones positivas que tus estudiantes realizan, también se debe señalar con firmeza que algo está mal cuando una acción es negativa. Ayuda a los estudiantes a ponerse en el lugar de la otra persona y a pensar cómo se sentiría él en aquella situación. De esta manera estarás favoreciendo el desarrollar la empatía. Enséñale a pedir perdón. La enseñanza de habilidades empáticas se logra mostrando a los educandos cómo prestar atención, saber escuchar y comprender los puntos de vista de los demás.

 

  1. En las relaciones sociales, enseña a tus estudiantes que la mejor manera de solucionar conflictos es conversando, no agrediendo ni física ni verbalmente a la otra persona. Una buena charla puede achicar brechas, enseñarnos a ver las cosas desde otro punto de vista, aprender y aceptar que quizás lo mejor es lo que la otra persona propone. De no ser así, enseñar a expresar lo que siente para que pueda lograrse la solución del conflicto. También puedes enseñar que su influencia personal puede servir para inspirar a otros a comunicar y expresar lo que sienten.

 

  1. Dialoga con tus estudiantes. Comentar con ellos temas variados les ayudará a comprender la realidad y a desarrollar el juicio crítico.

 

  1. Felicita al estudiante cada vez que enfrente una emoción negativa de manera adecuada. Además, ayudará a desarrollar su optimismo y autoestima.

 

  1. No olvides nunca que la mejor manera de enseñar y educar es mediante el ejemplo.

 

  1. Como docentes, se debe tratar a los estudiantes “como le gustaría que lo tratasen ellos a uno”, siendo conscientes de cómo se controlan las propias emociones y qué actitudes se tienen con los otros, de esta manera, se enseña al estudiante cómo desarrollar estas conductas.

 

  1. Se debe tratar con especial énfasis la habilidad de resaltar los aspectos positivos por encima de los negativos y los objetivos alcanzados antes que las insuficiencias.

 

  1. Reconocer y nombrar las diferentes emociones, realizando ejercicios prácticos para desarrollar la empatía con los compañeros de clase, fomentando el diálogo y la apertura y, enseñar recursos para controlar la ira y la rabia son algunas de las estrategias que pueden utilizar los docentes para fortalecer el desarrollo emocional de sus estudiantes.

 

  1. Parte importante del rol del docente es saber captar los distintos mensajes que le transmiten sus alumnos y alumnas, respondiendo a sus intereses y necesidades, favoreciendo la comunicación con ellos y adecuando las estrategias educativas para tratar de integrarlos a todos al proceso de aprendizaje. Las interacciones educador-estudiante son un espacio socio-emocional ideal para la educación afectiva con actividades cotidianas como:

 

  1. Contar problemas o intercambiar opiniones y consejos.

 

  • Recurrir a la mediación en la resolución de conflictos interpersonales entre estudiantes.
  • Contar anécdotas del propio educador sobre cómo resolvió problemas similares a los que pasan los estudiantes.
  • Creación de tareas que permitan vivenciar y aprender sobre los sentimientos humanos como la proyección de películas, la lectura de poesía y narraciones, las representaciones teatrales.


Para terminar, uno de los objetivos centrales de la aplicación de la enseñanza de la inteligencia emocional es aprender a definir las emociones, entenderlas, experimentarlas, es necesario que la escuela cada día aborde de mejor manera estos retos.

 

Fuente: webdelmaestrocmf.com

 

¡Solicita nuestros servicios!

 

Comparte en Facebook Comparte en Twitter